Les quiero platicar un poco de mi transformación a través de la alimentación.

Nuestra cultura latina se basa en festividades alrededor de la comida

Crecí en una familia en la cual carecía de información de nutrición, no existía no era parte de vida, nuestra alimentación consistía en leche con polvo de chocolate (lleno de azúcar) y un pedazo de pan ese era un desayuno típico, todo era, con tortillas, panes, arroz blanco  frijoles y carne roja, cuando se podía, y de las frutas y vegetales nada!! Casi no se veían en mi casa.

A los 9-10 años me dio un infección tremenda en los riñones, los que las hemos tenido sabemos lo dolorosas que son, especialmente al ir al baño

Y eso era, ¿por qué? Por la falta de tomar agua ¡claro! En aquellos tiempos en nuestros países, era un vasito de agua de jamaica o de alguna otra cosa, y solo un vaso, pero del agua natural ni se hablaba.

En mi adolescencia tuve altas y bajas con mi salud, porque empeze a subir de peso, a mis 16 ya tomaba pastillas para adelgazar, y no era cualquier pastilla, eran pastillas de las que te altera tu ritmo cardiaco muchísimo.

Llegue a USA y aqui lo mejor que me pudo pasar es que la comida rápida era económica y gastaba muy poco dinero en comer, hamburguesas, pizzas y taco supremes, yo comía “fast food” y subia de peso, pero llegaba la pastilla “milagrosa” a salvarme (Y existen miles de marcas”) y ¿qué creen?

Llegaba el rebote doble, subía de peso mas y me sentía fatal y estaba en mis 20’s, ¿cómo? Es cuando debo de sentirme mejor ¿verdad? Pues no ese no fue mi caso.

Me embaraze de mi hija ya con sobrepeso y con el embarazo wow!! Cuando nació pesaba 235 libras, yo pensé, que al nacer 35 libras desaparecerían y no fue asi, segui con sobrepeso  hasta después de 2 anos de lactancia decidí hacer una dieta súper alta en proteína muy poco carbohidrato, no fruta y algunos vegetales ahh y podía tomar diet coke y endulzar mi café con sweet and low y esas cosas artificiales(¿raro no?)

Baje 65 libras Y el cambio fue ¡wow!, pero me sentía fatal, mi piel se veía marchita con arrugas, cansadisima, de mal humor, dolor en los riñones

Y ni se diga todo lo que se me cayó de cabello, prácticamente delgada pero infeliz, no me veía saludable, para nada.

Pocos meses después, tuve un rebote donde volví a subir de peso y volví a recurrir a tomar pastillas para adelgazar y la misma dieta parece que no entendía que eso no me volvería a funcionar.

Yo en mi mente ya había creado algo de conciencia alimenticia y no quería alimentar a mi hija como me alimentaron a mi, así que un dia decidi ir a esta nueva tienda llamada “whole foods” a comprar su comida y ahí vi miles de libros de comida real, no procesada, frutas, verduras, granos, proteínas de calidad y compre un libro de jugos y licuados, me sorprendía como esa tienda no tenia mal olor, no olía a carne, ni a todos esos olores feos de las tiendas que venden comida procesada.

Y ahí poco a poco fui descubriendo la verdad de la comida real, de la alimentación real.

Y ahi comenzo la historia, de porque decidí elegir este camino de Nutrición Holística e Integral que me apasiona tanto.

Comments(1)

  • 09/06/2018, 1:59 PM  Responder

    La felicito que Dios la siga bendiendo y llenando de beendiciones y que todos sus logros bengan de parte de Dios que Dios le de gracias y y lebendiga en este projecto y que cresca como las estrellas del cielo en enbendicion

Leave a Comment